sábado, 15 de diciembre de 2007

FERNANDA


Un colectivo derrumbado en medio de la calle. Es un Mercedes de la línea 37. Redondo, viejo y entregado como un elefante moribundo. Ella cruza mirando de costado. Entre el mar de gente que se arremolina en la vereda para ver la danza de las ambulancias, las camillas, los heridos. Camina apurada. Bajo el brazo lleva un libro y una carpeta verde. Su nariz filosa le abre el paso, cortando el aire. Así son las narices. A la vanguardia pese a todo. Es parte de su condicion noble. En cambio el pelo, negro, gira en círculos furiosos alrededor de su cabeza y se le enrosca en el cuello, como si ella lo llevara contra su voluntad, como si quisiera él también formar parte de la danza sangrienta de la vereda.

6 comentarios:

jene dijo...

fernanda tuvo suerte, de ver la danza desde fuera

Las3Musas dijo...

Qué imagen fuerte, Melina.
La metáfora del pelo me gusta. Era difícil desviar la atención en la mujer ante semejante escena, y lo has conseguido.

(me olvidaba: "Memoria de pez" en las musas tiene ahí mismo un link)

;)
un beso!
musa

chicosoquete dijo...

la nariz lleva la vanguardia, hasta que es vencida por la pansa.

hurón . dijo...

Que lindas descripciones, me gusta mucho.

Melina dijo...

Este es un pedacito de un retrato apócrifo que me permití hacerle a una vieja amiga. Tenía un humor negro muy particular, Jene. No sé cómo hacía, pero siempre miraba estas cosas desde afuera.

Vos decís que lo logré, Musa? A mí también. La del pelo es la parte que más me gusta. Y a "Memorias del Pez" ya lo encontré. MUY buen cuento! Merecía esa mención. ;)
Beso!

Chicosoquete: absolutamente de acuerdo. Por eso me como los pétalos del jazmín. jajaj

...Me prestás una curita, Hurón?? jajaj ves? yo también cuelgo cualquiera a veces. Y por qué no? Estos posts dudosos también somos nosotros!

el Profe dijo...

Es todo excelente, de nuevo. Suavidad y al mismo tiempo violencia interior, muy bueno. Por otro lado, tiene unas comparaciones y unas metáforas buenísimas. Además del pelo, que se ve que fue afortunada porque gustó, yo me quedo con el 37 baqueteado que parece un elefante moribundo... es una imagen buenísima, con una cosa de Tuñón o de Ferrer, poesía urbana pura.

Uno se queda con ganas de más, pero creo que si intentara "continuarlo" se perdería esa perfección redondita que tiene.