miércoles, 19 de diciembre de 2007

MOSTRO


12 comentarios:

la muniequera dijo...

Sin querer borré todo tu comentario que era genial y ahora se quedará sólo en mi memoria, que por suerte es muy buena.

La puerta está abierta!
(lindísimo este texto)

Melina dijo...

No se borró, Muniequera! Mis comentarios vienen protejidos contra borrazones. Y sí!! La puerta está abierta! Y me alegra!! Hay mucho vuelo en tu blog. Mucha belleza de pañolenci.
Beso!

Melina dijo...

y lo de prote"j"idos es porque los tejo. Al crochet. Y al brochet también cuando tengo hambre. (jaja. Soy una pequeña bestezuela.)

cacho de pan dijo...

qué guapo este monstruo de la oficina!

Anónimo dijo...

Acabo de abrir un blog. Me gustaría que te acerques a él.

http://henacidoenbuenosaires.blogspot.com/

Carlos Alberto Espósito.

jene dijo...

El Mostro de Oficina!!!
Llega la peor temporada, cuando es verano, estos bichos se ponen muy alterables y a puro golpe de sellos, son capaces amoratarte de punta a punta .
(Muy buen laburo, me gusta mucho)

la muniequera dijo...

ay, menos mal entonSes!

agdamus dijo...

Noo!
Esta araña es peligrosísima.
Protéjanmen

agdamus dijo...

Atrás!...Atráaas!!

chicosoquete dijo...

el mostro es un milagro de navidad?

Melina dijo...

Sí, Cacho de Pan, Jene. Hay que tener cuidado de no caer en esas telas si uno no quiere salir estampado. Usté, Deveze, que ha andado en bancos últimamente, lo debe saber muy bien. En los bancos se sienten a sus anchas. Son bichos jorobados estos. Siempre macilentos, amargos, fríos y sudorosos; abocados a las abrochadoras, sellos y números. Y lo peor?: negados a responder con claridad. Vienen programados para hablar cosas incomprensibles y generalmente en tiempo potencial, notaron?. “Tendría que dirigirse a cualquier oficina comercial y efectuar allí su reclamo” me decía hace no tanto la araña de Telefónica que me enviaba a saldar una deuda inexistente por la que me habían cortado el servicio. “Pero están de paro...”, contestaba yo. “Se nos informa que estarían atendiendo.”, repetía. “Pero ya fui y están cerradas!”, “Estarían atendiendo.”. Y así hasta que uno se agota y se lo tragan.

Agdamus, ha captado el espíritu del mostro. Hace bien en temer. Arañas perversas como estas hay pocas. Hasta se permiten gritar “atrááás!!” para ir fagocitándonos de a uno!

He visto algunas con gorritos de papanuel, Chicosoquete... Y borlas colgando de las orejas a modo de aretes. Es una combinación cuasi demoniáca...

Tach dijo...

B U R O C R A C I A !

así se viste tu mostro

Tach